19 septiembre, 2016

QuieroAdelgazar

banner-titulo-quieroadelgaz

Pasamos años de dieta en dieta, en busca de la fórmula milagrosa que nos devuelva la figura ideal.

Cualquier problema de sobrepeso lo relacionamos directamente con la comida, pero en la mayoría de los casos de fracaso en programas de adelgazamiento es la falta de constancia o la ansiedad, porque en su raíz, existe un factor emocional además de nutricional.

 

Todos hemos ha tratado de perder peso alguna vez y con resultados temporales, lo que nos convierte en una montaña rusa emocional, ya que la pérdida de peso produce un gran entusiasmo mientras que unos días después nos vemos decepcionados por el tiempo, energía y recursos empleados que no han servido de nada.

En la práctica, conseguir un peso adecuado de forma sostenible y duradera no es posible si dentro de nosotros no se produce un verdadero cambio, una toma de conciencia de nuestro propio yo. Muchas personas comen porque están tristes o angustiadas, sienten ansiedad, estrés o incluso por estar alegre. Esto es lo que denominamos… hambre emocional.

Este cambio debe darse primero a nivel mental, y poco a poco se irá fundiendo con nuestro yo más profundo, creando hábitos diferentes.

SELECCIONA TU PLAN PARA +INFO

Plan 90DIAS

Plan120DIAS

Plan365DIAS

 

 

 

¿Te atreves?

SIGUENOS EN REDES SOCIALES

Síguenos en Facebook Síguenos en YouTube  Síguenos en Twitter Síguenos en Google+